3498 - Single_lajmi | Ministria e Puneve te Jashtme
MPJ
  • 18 February 2018
  • SHARE
  • PRINT

Kosovo busca el reconocimiento pleno mientras celebra su X aniversario

EFE Pristina18 feb. 2018

El ministro de Asuntos Exteriores de Kosovo, Behgjet Pacolli, durante una entrevista con Efe en la que mostró hoy su confianza en un pronto reconocimiento de su independencia por parte de España y reiteró que la situación de este territorio no es "comparable" a la de Cataluña.

Kosovo busca el reconocimiento pleno mientras celebra su independencia

El ministro de Asuntos Exteriores de Kosovo, Behgjet Pacolli, durante una entrevista con Efe en la que mostró hoy su confianza en un pronto reconocimiento de su independencia por parte de España y reiteró que la situación de este territorio no es "comparable" a la de Cataluña.

La fragmentación política y la necesidad de alcanzar su pleno reconocimiento internacional con la superación de los bloqueos diplomáticos protagonizaron hoy los actos de la conmemoración de los primeros diez años de independencia de Kosovo.

Las naciones vecinas y amigas del joven país enviaron a sus representantes para presenciar la solemne sesión del Parlamento y acudir luego a una recepción a cargo del presidente kosovar, Hashim Thaci.

Aunque es cierto que el mayor poder de convocatoria lo tuvo anoche la estrella británica de origen kosovar Rita Ora, capaz de congregar para su espectáculo a decenas de miles de kosovares y también numerosos fans de los países vecinos.

El largo fin de semana festivo, que se prolongará hasta mañana, ha servido para insuflar orgullo patriótico a uno de los países más jóvenes del mundo, pero que aún trata de lograr un reconocimiento pleno con representación propia en Naciones Unidas o el acceso a la Unión Europea y la OTAN.

Sin embargo, al veto de Rusia como principal aliada de Serbia, los propios grupos políticos kosovares han aumentado la fragilidad parlamentaria, sin haber sellado aún las diferencias con la minoría serbia, ausente de muchos debates en la asamblea.

Y fue el presidente estadounidense Bill Clinton (1993-2001), el principal apoyo político y militar durante la guerra en 1999, quien recordó este fin de semana -en su mensaje de felicitación por el décimo aniversario de la proclamación de la independencia- de la importancia de "proteger a las minorías en Kosovo, incluidos los serbios".

Algo que, subrayó, es "especialmente importante tras el reciente asesinato de Oliver Ivanovic, quien era un adalid de la reconciliación". Pero es la distancia generacional, entre los jóvenes que dudan de sus horizontes políticos, económicos y vitales y quienes protagonizaron la oposición armada a Serbia la que más puede ensombrecer la efeméride, como reconocen jóvenes y mayores.

Hoy, el ministro de Asuntos Exteriores de Kosovo, Behgjet Pacolli, acudió a sus méritos y capacitaciones para animar a los empresarios extranjeros a invertir en su país.

Y es una población joven, la más joven de Europa, la que, según aseguró Pacolli en una entrevista hoy con Efe, tiene "una visión global, idiomas y otras capacitaciones atractivas" para los proyectos empresariales.

Su optimismo sobre el entendimiento inminente con Belgrado forma parte estos días del discurso oficial, que despliegan todos los portavoces, a pesar de una tasa de desempleo del 25 por ciento que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) eleva casi al 58 por ciento entre la juventud.

Pacolli sostiene que para final de año esperan superar el 4,5 por ciento del crecimiento del PIB previsto para llevarlo "por encima del 5 por ciento".

Los acuerdos diplomáticos que puedan cerrarse, como la fijación pactada con Montenegro de las demarcaciones, pendiente de la ratificación por el Parlamento de Pristina, podrían facilitar la liberalización comunitaria de los visados, una obsesión de la juventud sin empleo.

Pero fue el propio ministro quien hoy dijo a Efe, al hablar del riesgo de radicalización, que los jóvenes enrolados en el grupo terrorista Estado Islámico (EI) lo hicieron por motivos económicos, no ideológicos.

Mientras se confirma esa mejora del crecimiento económico que suponga mayores posibilidades de empleo, los emprendedores o simples turistas kosovares seguirán sin poder visitar países como España, uno de los cinco socios comunitarios que no reconocen a Kosovo.

Pero como explica a Efe el joven productor de cine Agon Syla, siempre pueden subirse a un autobús en Francia para poder simplemente visitar Barcelona, aunque sea imposible hoy obtener un visado en Pristina.

Y es ahí donde se manifiesta el distanciamiento vital de jóvenes y veteranos de la guerra que condujo a su independencia. Hoy los jóvenes kosovares aspiran a la libertad de viajar y sus mayores aspiraban a la libertad.

Alfonso Bauluz

Foto Galeria